¿Cuál es la mejor hora para un concierto?

A la baja forma del grupo, las malas condiciones acústicas de la sala, el mal rollo con los porteros y los precios excesivos, ahora hay un nuevo factor de renuncia a comprar la entrada: que el concierto empiece tarde.

Cada vez estoy más convencida de que los conciertos deben empezar a las 20:00, sin retrasos. Y el grupo tocando delante de una sala vacía. En fin, sobre esto y la agenda (la orgía) de conciertos de septiembre y octubre hablo en mi columna de Madriz de este mes:

«Ser promotor en Madrid. Lo que hace años era divertido y gozoso, hoy es tan inapetente como un salto en paracaídas con mochilas de la Segunda Guerra Mundial. Un “allá tú” del tamaño del Palacio de Deportes…» sigue leyendo en Madriz.com.

Este y otros artículos dignos de ser leídos, al menos el primer párrafo, aquí.

¿Compartes?