Elena Cabrera baila el último baile

28 Septiembre 2010

Fotos de la Huelga General 29-S

Archivado en: Cosas que pasan cuando sales a la calle, Radio — Etiquetas: , — elenac @ 6:53 pm

En el día antes y el mismo día.

Lo hemos contado, a nuestra manera aquí, en Radio Carcoma. Ahí están los audios de lo más rescatable del día.

Actualización. Aquí están las fotos que más me han gustado de la jornada en toda Europa.

22 Septiembre 2010

El ritmo del matadero

Archivado en: Cosas que dan miedo — elenac @ 12:10 pm

EL RITMO from decipher films on Vimeo.

21 Septiembre 2010

¿Dónde está la calle Desencanto?

Archivado en: Cosas que pasan cuando sales a la calle — Etiquetas: — elenac @ 4:01 pm

“Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad”. Sartre.

Proyecto MAUVAISE FOI from Left Hand Rotation on Vimeo.

20 Septiembre 2010

De nuevo, el fotógrafo Edu León detenido mientras hacía su trabajo

Archivado en: Cosas que dan miedo, periodismo — Etiquetas: , — elenac @ 4:23 pm

El fotógrafo Eduardo León, miembro del colectivo editor de DIAGONAL, fue detenido ayer domingo mientras documentaba la redada realizada por la Policía Municipal en la Casa de Campo contra migrantes ecuatorianos. (Sigue leyendo en Diagonal).

Los compañeros protestan, claro:

Esta noche, Octave Mirbeau en ¿Quieres hacer el favor…?

Archivado en: De la literatura, Radio — Etiquetas: — elenac @ 12:14 pm

“Gracias a Octave Mirbeau, la verdad se revela a nosotros, pero provocando una gran indignación : efectivamente, en las sociedades, aquella verdad no es buena para decir, puesto que es un factor de emancipación individual y de subversión social. Le hicieron pagar muy caro, a Mirbeau, después de su muerte, ocultando su mensaje, pretendiendo ver en él sólo a un energúmeno, un paroxista, uno que se retracta, un frenético o un obsceno, desnaturalizando su obra bajo etiquetas tan absurdas como mutilantes, particularmente el vergonzoso calificativo de “naturalista”. De la misma manera, durante veinticuatro siglos, no quisieron comprender que, detrás de las provocaciones más groseras de los cínicos, había una crítica radical, pedagógica, a las mentiras sobre las cuales reposa la cultura”. (Pierre Michel, Octave Mirbeau el cínico).

Sé que usar hora para hablar de Octave Mirbeau será como intentar meter un armario dentro de un calcetín. A pesar de ello, no queda otra, ya que ese es el tiempo que tenemos: una hora de radio. Lo que es poco para nosotros es en realidad mucho para un oyente: una hora de su tiempo. Demasiado para oír hablar a unos fans de un autor que, quizá, no conoce.

No obstante, predicar aquí sobre Octave Mirbeau es hacerlo en un vergel, pues llevo todo el verano escribiendo sobre él y los lectores de este blog estarán familiarizados con este escritor francés que, aunque muriera en 1917, sigue vivo cien años después porque sus obras están ahí, aquí, significan algo hoy. No es una voz muerta.

Es curiosa la portada de esta edición de El jardín de los suplicios que tenemos a la izquierda. Luis Buñuel realizó una infiel adaptación de Diario de una camarera (le cambió el final) y para esta edición tomaron una imagen de Catherine Deneuve en Belle de Jour, de Buñuel. No tiene que ver nada con el libro porque la tortura no la recibe la hermosa protagonista del libro, Clara, como nos podría llevar a pensar la imagen escogida. Pero sí hay un trasfondo común: el sadismo.

Hablando de Clara, ayer encontré una sesión de fotos que homenajea a este personaje:

Esta noche vendrán a la radio varios invitados para invocar a Mirbeau. En persona estarán dos editores: Enrique Redel de Impedimenta y Eduardo Moreno o Iria Rebolo de El Olivo Azul. Llamaremos por teléfono a otras dos personas: Lluís Mª Todó, traductor de El jardín de los suplicios y Memorias de George el amargado y Lola Bermúdez, miembro del equipo de traducción de 628-E8 y ensayista sobre Mirbeau.

19 Septiembre 2010

Los libros que arden

Hay que luchar contra la idea burguesa de la literatura y buscar cada día voces disonantes que estén fuera del sistema, o al menos que no adoren el capitalismo, para que así puedan criticarlo, tan sólo dos segundos antes de ser devorados.

Por ello, tengamos cuidado de los libros charlatanes, “que nos venden crecepelos y prometen duros a cuatro pesetas, vendedores de fondos de inversión que prometen altas rentabilidades y halagan nuestra avaricia” (C. B.). Creemos que es importante rechazar, poner cotos y decir “no”. Hay libros que sobran, que no son necesarios. Ven y quémalos en nuestra fiesta.

Hace un año Carolina León y yo iniciamos un programa de radio y podcast con un título que parafrasea a Raymond Carver: ¿Quieres hacer el favor de leer esto, por favor? Para celebrarlo, el viernes 24 de septiembre hacemos una fiesta en una librería que aún huele a pintura y yeso, un nuevo espacio dedicado a la literatura y el vino (pocas cosas hay mejores) que probablemente inauguremos nosotras: Tipos Infames. Una librería creada por el colectivo de escritores y críticos del mismo nombre.

Os invitamos. Podéis quemar los libros que no hacen falta, los que con su poder dominante (su respaldo económico) tapan casi todas las otras voces posibles.

Fiesta aniversario del programa de radio

16 Septiembre 2010

Yo soy otra

Ayer vi Origen, la película de Christopher Nolan que crea sueños dentro de sueños y te hace dudar de la realidad… pero no demasiado, ya que a fin de cuentas es una película de Hollywood. (Para un mayor desarrollo sobre la película, id a este post de Alvy Singer).

Fotograma de Origen

La realidad en la que vivimos está habitada por seres reales y por seres ficcionados, que conviven y conversan infiltrados unos en el mundo de los otros, siendo cada vez más difíciles de distinguir.

El antropólogo Marc Augé nos advierte de “la ficcionalización de la realidad”, donde todo se convierte en espectáculo. Por ejemplo, el turismo. Por ejemplo, los parques temáticos. Augé nos dice que cuando hay demasiadas imágenes, se pierde la imaginación. A pesar de ello, el imaginario individual se nutre de un imaginario colectivo, por lo cual los mitos no deben desaparecer.

Pero una cosa son los mitos y otra bien diferente Disneyworld. La gran dominación en el mundo de la Fantasía y en el mundo de la Economía del imaginario de Disney me da miedo, en especial sus parques temáticos. ¿Creen los niños que reciben como gran recompensa de sus padres el viaje a Eurodisney que ese lugar es real, que es un país, una ciudad o un estado donde su fantasía se vuelve real? Lo creen. Una niña que conozco bien, una niña inteligente de 5 años, cree que Francia ES Eurodisney.

Jean Baudrillard relacionó la representación de Disneyworld con la representación de la Guerra del Golfo: “¿saben cómo celebró su victoria el General Schwarzkopf, el gran estratega de la Guerra del Golfo? Con una gran fiesta en Disney World. Esas celebraciones en el palacio del imaginario fueron una merecida conclusión a una guerra tan virtual”. Baudrillard dice que ya no existe la Sociedad del Espectáculo que acuñó Debord porque ese mismo concepto se ha espectacularizado. Ya no somos espectadores, somos extras de la función. Estamos en ella, pero no podemos hacer nada por cambiarla.  De igual manera estamos dentro de la Historia, pero no podemos controlarla. Por eso hablamos tanto de que necesitamos una Revolución (y Augé dice que estamos viviendo una era Pre-Revolucionaria) pero nadie es capaz de mover un dedo. Los extras no pueden hacer nada más que figurar. Recordad lo que le pasó a Brüno (Sacha Baron Cohen) cuando sobreactúa en la grabación de un capítulo de una serie, dentro de la película-documental Brüno, donde un personaje ficticio se introduce en la realidad inoculando humor.

Para que estas filtraciones entre realidad y ficción se hayan venido produciendo, han tenido que construirse puentes entre un mundo y otro, pasos fronterizos bidireccionales. Es decir: no sólo hay realidad en la ficción sino también ficción en la realidad.

Dora García realizó en el año 2009 una exposición en el Centro Galego de Arte Contemporánea (Santiago de Cosmpostela) titulada ¿Donde van los personajes cuando la novela se acaba? Se reunieron 11 obras que tenían en común que, en ellas, la ficción participa de la realidad y el espectador se convierte en actor. En 2010, el CGAC editó un libro bajo el mismo título como continuación de esa exposición. La pregunta del título, nos explica al teléfono la creadora vallisoletana, “habla de la independencia de los personajes respecto a su autor”. A veces esos personajes aparecen en otras novelas, cruzan las obras, “como un Guadiana” y pueden aparecer en otros libros, incluso en los libros de otros autores.

Por ejemplo, en William Holden in Frankfurt, de Dora García, aparece un señor que dice ser William Holden, el actor estadounidense de Sunset Boulevard (El crepúsculo de los dioses).

¿Quién eres cuando no eres tú?

Hemos realizado un programa en ¿Quieres hacer el favor de leer esto, por favor? titulado ¿Dónde va un personaje cuando se acaba su novela? En esa hora de tiempo de radio hemos intentado demostrar la importante confusión entre personas y personajes en la que nos hemos acostumbrado a vivir. Tanto entre la producción literaria, cinematográfica, cómic y videojuegos como en la vida real contante y sonante.

Ahí tenemos la inevitable mención a Los muertos, la novela de Jorge Carrión a la que volvemos una y otra vez (“Acaba de morir Miguel Delibes; yo respeto mucho su obra; pero sinceramente me afectó más la muerte de Nate en A dos metros bajo tierra, después de estar cinco meses, día a día, conviviendo con él” le dijo a Carolina en una entrevista); Sospechosos de David Thompson; Cómo ser John Malkovich (“¿alguna vez has querido ser otra persona?”, dice su tagline) y otros magníficos guiones de Charlie Kauffman; las webs de Hi-Res (en especial las que realizaron para The center of the world de Wayne Wang, Requiem por un sueño de Darren Aronofsky o The LOST Experience); la psicomagia de Alejandro Jodorowsky y el final de La montaña sagrada: “este es el fin de nuestra aventura, nada tiene un final (…) si no podemos obtener la inmortalidad, al menos obtengamos la realidad (…) estábamos en un cuento y volvimos a la vida, pero, ¿es esta vida real? ¡No! ¡Esto es una película! ¡Zoom back camera!”  dice un Jodorowsky no con barba blanca como yo lo recordaba, sino bigote, como podemos ver en este vídeo:

La Nada avanza y devora Fantasía, como nos enseñó Michael Ende en La historia interminable (gracias @diabolizante). Vivimos una época de máxima ficcionalización de uno mismo, algo que en literatura se ha venido forjando en los diarios íntimos y la producción epistolar pero ahora vivimos a un nivel masivo con la creación de avatares que nos representan online en blogs y microblogs. Incluso en los reportajes periodísticos, las personas no son tales, sino personajes.

Durante ese programa, nuestra inspiradora Elisa McCausland (@reinohueco) aportó más casos para cruzar el espejo. En cómic también tenemos Inside Moebius, una obra donde el autor se relaciona con sus mitologías; The Unwritten, de Mike Carey, donde un actor que hace de mago (a lo Harry Potter) termina siéndolo, o no; Superman: Secret Identity, donde dos personas, Lois Lane y Clark Kent, resultan ser parecidos a los de la ficcion. No hemos hablado del teatro, pero sólo por poner un ejemplo que nos recuerda Elisa: el juego de espejos de Su seguro servidor, Orson Welles.

Mujeres noveleras

Escribe Constantino Bértolo en La cena de los notables que llamamos bovarysmo cuando el retorno a lo real está teñido, como le pasó a Emma Bovary, de la experiencia, falsa o virtual, que ha conocido en los libros y que ha alterado sus expectativas, su horizonte de deseos y su escala de valores. Escribiéndonos con Eloy Fernández Porta sobre el tema del programa, él recuerda cuando los personajes se vuelven dignos de imitaciones (“ejemplarizantes”). Por ejemplo, en la segunda mitad del XIX, esos personajes femeninos de la literatura realista que “han leído demasiadas novelas” y que intentan imitar a sus heroinas románticas (Madame Bovary de Flaubert, En la caja de Henry James o Tormento de Galdós). Con el realismo, además de destacar la posición de la mujer en la cultura, aparece una crítica a la mala influencia (lo quijotesco) de la literatura en la vida. Algo curioso que dice Eloy es que aunque parece un debate decimonónico y superado, en realidad aflora con frecuencia cuando aparecen textos autobiográficos que presentan un modelo de feminidad “que no concuerda con el modelo de mujer respetable socialdemócarta ni con la figuración convencional de la vida interior en literatura”. Ejemplos: Textos como Paradoxia de Lydia Lunch, Diario de una adolescente de Phoebe Glockner o Frágil de Eva Vaz, entre muchos otros, obligan a reconsiderar si la literatura debe “representar excepciones estéticamente interesantes” o construir “modelos de mujer aceptables por la mayoría”.

En la exposición de David Rubín nos encontramos con otro dibujante, Juan Berrio. Berrio nos habló allí de su Cuaderno de frases encontradas y le pedimos que nos lo contara de nuevo en la radio, ya que convierte en viñeta escenas reales de dos o tres segundos que capta cuando va por la calle. Y a Rubín también le llamamos, porque en la presentación de esa exposición sobre Solomon Kane, Javier Olivares y él recordaron el epílogo final de Cuaderno de Tormentas, que comienza cuando el protagonista tira el Cuaderno de Tormentas, el mismo que leemos, al suelo al grito de “¡maldito seas!”, y se inicia con las palabras: “Este ha sido la torpe narración de mi deambular por Ciudad Espanto, mi último e inacabado relato. Disponte a temblar, amigo mío, si como yo has llegado hasta este punto y final”.

“No debemos estar aquí, somos imágenes, fotografías, ilusión” advierte Jodorowsky en La montaña sagrada, destruyendo el espejismo del espectador que los sintió reales, que se identificó con ellos. Una tarea, a estar alturas, imposible.

Algunas partes de este post han sido publicadas primero aquí. Con licencia CC Compartir Igual.

11 Septiembre 2010

Trash entre amigos

Lo que me da miedo es que demasiada gente sabe que lo que hay que hacer mañana (hoy) en Madrid es ir a esto:

9 Septiembre 2010

Necesitamos espacios

Archivado en: Música — Etiquetas: , , , , , — elenac @ 12:38 pm

Mientras escribía el siguiente artículo-post no dejaba de pensar en que necesitamos espacios, espacios okupados, espacios apropiados, colectivos, bajotierra. Espacios como los que reclamaba Martina en la novela de Belén Gopegui Deseo de ser punk. Pero nadie va a venir a regalárnoslos. Hay que salir a buscarlos, a abrirlos.

Es inevitable que cada escena tenga su lugar de consagración. Durante los 80 en Madrid fue significativo un lugar underground (simbólica y literalmente) en el que cualquier cosa podía suceder, menos lo previsible. Al Espacio “P” se lo conoce como “el underground de La Movida”, según me cuenta Javier Piñango.

Lo que sucedió allí “no tenía cabida en las redes comerciales de las galerías ni en los museos y espacios culturales de las instituciones públicas”, como leemos en esta web dedicada a ese lugar mítico.

La creación del Espacio “P” estuvo inspirada en espacios como The Kitchen situado en el Nueva York de 1971, centro importante del movimiento Underground estadounidense por donde pasaron todas las bandas de la No Wave. O la Freie Universität en Dusseldorf (RFA). O la etapa del V2 cuando estaba instalado en una okupa en Hertogenbosch (Holanda); más adelante, en 1994, se trasladó a Rotterdam y allí se convirtió en un centro de arte multidisciplinar que sigue en activo, con el sobrenombre Institute for Unstable Media. Otro ejemplo es la desaparecida sala Metrònom en Barcelona.

¿De dónde viene la P?

Rosa Galindo y Pedro Garhel (fallecido en 2005) se dedicaban a la performance y buscaban un estudio en Madrid. Cuando lo encontraron, en el año 1981, lo llamaron Performance – Espacio Alternativo. De ahí, el nombre evolucionó a Espacio Alternativo P y, finalmente, Espacio P. Esa P ya no evocaba sólo a Performance, sino también a Polivalente. En esa polivalencia, en aquel espacio podían desarrollarse no sólo artes escénicas, sino musicales, audiovisuales, etc. Juntos formaron en 1983 el grupo de acción visual y sonora Depósito Dental.

Tan sólo algunos ejemplos de lo que se podía encontrar en el Espacio “P”: conciertos de Esplendor Geométrico, Depósito Dental, Mar Otra vez, Mil Dolores Pequeños o Clónicos. Performances que empezaban por P como “Potaje” de Carmen Luna, “Pluma” de Ewa Lyberten, “Ritual P” de Marisol González y Geraldine Waxkowsky, “Piromanía” de Francisco Felipe, “Peces” de Raúl Rodriguez y Javier Codesal, “Paquete” de Carmen P. de Diego, “Proyección” de Rafael Lamata o “Prueba” de Pedro Garhel. O exposiciones, como “4 Fotonovelas” de P. Almodovar, V. Encinas, C. Hernándo, C. Tarancón, o “En Torno a P: Pulpo, Política, Puta, Potaje”: Presentación de 40 artistas de diferentes medios.

Los cronistas

En el festival Experimentaclub se va a entablar un coloquio (domingo 3 de octubre, Sala Audiovisual de La Casa Encendida, entrada libre y gratuita) que rescatará la historia y las anécdotas del Espacio “P” de la memoria de muchos que participaron allí estará presentado por Miguel Álvarez-Fernández y participarán, además de Rosa Galindo, el videoartista Juan Antonio Lleó y la crítica y comisaria de arte Karin Ohlenschläger.

Juan Antonio Lleó está especializado en arte digital y música electroacústica. En 1982 realizó en el Espacio “P” Programa2, una instalación con dos ordenadores y música electroacústica, banda sonora realizada con la colaboración del Laboratorio de Tratamiento de Palabra y Música (CSIC) para la Exposición En torno a “P”. Y un año antes, en el 81, fue profesor de las dos ediciones del Taller de Sintetizadores Analógicos que se celebraron en este espacio.

Karin Ohlenschläger fue codirectora del MediaLab Madrid cuando su sede estaba en Conde Duque (antes de MediaLab Prado). Entre 1986 y 1990 Karin Ohlenschläger formó parte de la gestión de Espacio “P”, y desde allí impulsó la creación del Vídeo Forum Internacional dirigido por ella y llevado a cabo en la sede del antiguo MEAC (Museo Español de Arte Contemporáneo) de Madrid. Cuna conocedora de la obra de Garhel, dirige el proyecto de investigación Pedro Garhel: arte de acción y lenguaje audiovisual, 1977-2005 en el CAAM (Las Palmas de Gran Canaria).

Pedro Garhel, que era canario, finiquitó su etapa madrileña en 1998 y el proyecto se trasladó a Tenerife, mutándose en Fundación [P], donde se siguieron realizando exposiciones, seminarios, acciones y tertulias.

Publicado en el blog En un experimentaclub.

8 Septiembre 2010

En otoño las tiendas son aún más bonitas

Acaba de iniciarse oficialmente el otoño de la siguiente manera: vengo de un breve recorrido en moto por Madrid y he pasado frío con mi camiseta de manga corta. He entrado en casa y no he abierto las puertas del balcón. Me ido a a cocina y me he preparado el primer té con limón y miel que tomo desde mayo.

Ahora bien: ¿qué hacía yo pimpando por Madrid? Tras recibir una llamada de la librería Ecobook esta mañana, he querido pasar ya mismo a recoger un libro que me habían encargado. Siempre he pasado por delante de Ecobook (calle Cristo, 3. Madrid) con cierta pena: una librería tan bonita y bien situada, ¿por qué tendría que estar dedicada a los libros de economía, algo que no me interesa en absoluto?

Octave Mirbeau: 628-E8De cara a seguir alimentando mi obsesión por Octave Mirbeau, he buscado la edición que la Universidad de Cádiz publicó de 628-E8. Un viaje en automóvil, libro de viaje europeo del cual ya os he hablado aquí. Al buscar en internet, encontré que Ecobook lo tenía en su catálogo de venta online. Les llamé pero no lo tenían en la tienda, aunque me aseguraron que podían conseguírmelo en dos días. Tras probar en otras librerías (nadie lo tenía) y obtener respuestas difusas (“uy, cinco o seis o más, si es que lo tienen en almacén”), volví a llamar al simpático librero de los intragables manuales económicos.

Así que ya tengo conmigo esta edición de bonita portada, mucho más voluminosa de lo que esperaba, traducido por el equipo “Literatura-Imagen-Traducción”de la universidad gaditana. Responsable de ese colectivo es Lola Bermúdez, prologuista y traductora, que ha aceptado participar en el programa dedicado a Mirbeau que pronto tendrá lugar en ¿Quieres hacer el favor de leer esto, por favor?

De paso, por cierto, he pasado por la tienda de discos Radio City, que está ahí al ladito de Ecobook, junto al Conde Duque. Mira que es bonita y agradable. Y chiquitita. Pena que no me interese mucho la música que vende. Aunque me hubiera comprado el último de Wovenhand en vinilo si no lo hubieran agotado.

Entradas más antiguas »

Administrado con WordPress. Traducido por WordPress España.