A trip around the world and back

No, no me he recuperado aún y, de hecho, parece que me empeño en alargar esta agonía de cansancio… quizás el fin de semana habrá tiempo de recuperarse. Estos dían son de recapitulación de lo vivido y reenfoque del futuro próximo en otros objetivos, igual de ilusionantes, ahora que una nueva edición del FIB ya es algo viejo. La muerte del decimosegundo FIB pesa menos desde fuera que desde dentro de la maquinaria, donde el degaste es mayor. Me ha gustado poder escribir allí, recuperar el trabajo amanuense y entrar en faena, hacer muchas entrevistas, cubrir conciertos, pedir setlist, hundir la cabeza en el iBook para escribir una crónica… de hecho, ojalá lo hubiera disfrutado más… pero estaba demasiado tensa. Entendía mejor a los reporteros del Fiber que repetían año a año a pesar de mis neuras y presiones. Claro que echaba de menos el periódico, cómo no, pero llegó un momento del festival en el que me enfadé conmigo misma plantándome cara de la manera más insolente que fui capaz: me abofeteé la cara en el baño y dije «¡basta ya!, vete ahí fuera a disfrutar y a aprender».

Oscar Wi
Cuántas veces lo he dicho aquí… adoro la televisión. Mi penúltimo impulso romántico me llevó a estudiar periodismo porque quería ser como Rosalind Russell en Luna Nueva pero antes que el delicioso olor de la tinta estaba mi pequeño televisor blanco y negro marca Sears que con tres años ya sabía sintonizar el UHF y el VHF. De los 3 a los 30 hemos pasado del televisor comprado en el Sears de la calle Serrano a trabajar en una televisión a pocos metros en esa misma calle. Pero no sé apenas nada de este medio, todo lo he aprendido por admiración, y es bastante poco. Tendriais que ver que feliz estoy desde que ayer me instalaron Imagenio (dejo para otro momento la narración de las complicaciones, reclamaciones y el boquete que me han hecho en la pared) y puedo volver a ver todos los canales perdidos. Van dos tardes que no salgo de MTV2, que es una maravilla. Ojalá algún día se haga algo así en España y yo pueda trabajar ahí. En Benicàssim había un equipo de MTV2 UK que guardaban sus cosas en nuestro set de MTV España y… bueno… era como esar a dieta y pararte delante del escaparate de una confitería. Pero también me parecía genial lo que hacían Mariano y Kike con yo Soy Fiber, el reality que han estado grabando durante el FIB con dos concursantes que seleccionamos através la web. Como ese slogan de MTV2, que me encanta: Like music tv but much better. Tengo la sensación de que hoy no voy a hablar de los conciertos, que daré vueltas y vueltas al backstage y no me asomaré al escenario. Este fin de semana tuve encuentros fascinantes e inesperados. Como el abordaje enfrente de la pantalla de leds que me hizo Jose y su novia Ana, lector de mi weblog a quien no conocía y me hizo un regalo impresionante: un trozo de la camisa azul de Morrissey; una reliquia sagrada llegada a mis manos de una manera especial. Es realmente genial: muchas gracias Jose, no sólo por ese pedazo de tela tan simbólico sino por todo, por tener el hilo y cruzar el puente. El otro gran encontronazo sucedió con Damián, once años después, detrás del Escenario Verde. Tenía que ser así, tan cerca de Morrissey. Los malditos círculos se cierran, se cierran, se cierran. Como para no creer en la magia.

¿Compartes?