Alberto Vázquez, la infancia oscura

Alberto Vázquez no se precipita y dibuja su carrera, su intrahistoria, perfilando con calma, paciencia y un desbordamiento silencioso de cierta magia oscura que hacen de sus personajes y argumentos protagonistas de un mundo paralelo, que en algún sitio existe.
“Psiconautas” es su tercer álbum tras “Alter Ego” y “Freda” (Edicions De Ponent), el primero para Astiberri y, por ello, probablemente, su tarjeta de presentación a un público más numeroso. Birdboy es el problemático rapaz que nos fue introducido en las páginas del Fanzine Enfermo, del cual Alberto forma parte regularmente.

¿Cuando y dónde nació Birdboy en tu cabeza?
Creo que la primera vez que pensé en este personaje fue en mi clásico viaje anual al pueblo de mi abuela y mi madre (Viveiro, al norte del norte de Lugo). De pequeño iba todo el verano allí y me lo pasaba genial pero ahora la cosa cambia e ir al pueblo es prácticamente una obligación para visitar a mi abuela (de hecho intento ir lo menos posible). Mis amigos del pueblo ya no viven ahí y cada año que pasa lo veo todo más muerto. Una semana en Viveiro se me convierte en un mes. A veces alucino con la juventud que allí vive. Gente joven que siempre ha vivido y trabajado en Viveiro.
Pienso que el referente real de Birdboy podría ser un adolescente de este pueblo.

¿Cómo fue el trabajo para recopilar las historias que ya tenías dibujadas y darles un hilo argumental?
Bueno, más bien ha sido al revés. La historia siempre la he tenido en la cabeza y la he ido dibujando durante dos años… lo que pasa es que corté algún fragmento para alguna pequeña historia, como por ejemplo en el Fanzine Enfermo número 3 y una historia corta de 4 páginas que metí en el TOS.

¿Qué tienen en común tus personajes?
Me imagino que representan a todos los adolescentes raritos que hay por el mundo… Bastante inadaptados, solitarios, autodestructivos, apáticos, sin muchas esperanzas y resignados a su suerte.

Tienes un trazo y una estética muy propia y particular. ¿Cómo la has desarrollado y de dónde bebe??
El desarrollo ha sido estrechamente ligado a la historia que quería narrar con “Psiconautas”. Cuando empecé a dibujar el tebeo tenía muy claro que los personajes debían ser animales muy sintéticos por diferentes motivos. El principal era buscar una estética de cuento infantil y naif para así intentar darle universalidad a la historia y que el lector de una manera u otra la sintiese extrapolable a su vida.
También me  gusta crear cierto contraste entre diálogos e historias duras  con personajes de apariencia dulce e infantil. Por otra parte las cosas que me suelen gustar suelen ser bastantes personales y que creen una atmósfera particular. No me suelen gustar lo que se enmarca dentro de un género definido. Por ejemplo, disfruto mucho con cómics como “Agujero negro” de Charles Burns, “Frank” de Jim Woodring , “Carboy” de Max Andersson y en general la obra de Blanquet.

¿Desde cuando dibujas? Apuesto que desde la cuna…
La verdad es que comencé a dibujar bastante tarde. Mi interés por los cómics se despertó en la carrera de Bellas Artes gracias a contactar allí con  bastante gente que dibujaba. He de decir que con anterioridad mi primer contacto con el cómic adulto fue aproximadamente a los 15 años, gracias a la Editorial El Pregonero. Recuerdo que en un kiosko cerca de mi instituto tenían algo de esta colección y alguna vez que faltaba a clase me iba allí a comprar algo… El primer cómic que me compré de mi bolsillo fue el “Badadaboum” de Blanquet… y recuerdo que me impactó mucho, creo que lo debí leer 300 veces. También me compré los “Brian the Brain” de Miguel Ángel Martín que me entusiasmaban, creo que también por su unión a Subterfuge Records, ya que por aquel entonces estaba flipado con “esa nueva música generacional”.

La fantasía es muy importante en tus tebeos… ¿lo es también en tu vida?
Sí. Me interesa la fantasía, pero no solamente como elemento fantasioso si no también para poder hablar de cosas reales. Creo que a veces se puede explicar mejor la realidad mediante metáforas.

¿Cuanto de Alberto Vázquez tienen tus personajes?
Yo creo que todo. De hecho la gente que me conoce desde hace un tiempo siempre me dice que “Psiconautas” es un tebeo que lo relacionan mucho con mi forma de ser… el trasfondo, los diálogos, los personajes, el tipo de humor…. yo creo que casi todo tiene un referente real, de hecho mucho de los personajes del tebeo son pequeñas adaptaciones de situaciones vividas.

Eres un gallego que vive en Barcelona. ¿Eso significa algo?
Pienso que no. Circunstancias de la vida y ganas de cambiar de aires…

¿Cuales han sido los acontecimientos de tu vida qué más te han marcado?
Sin lugar a dudas esa difícil edad de los 12 a los 17 años… No soportaba el instituto y a la gran mayoría de compañeros de clase. Recuerdo que no me interesaba nada lo que estudiaba y por lo general sufría de forma gratuita.

¿Qué dibujantes has conocido en persona y qué lecciones has extraído de aquellos que hayas podido conocer y que te hayan impresionado?
Buff, difícil pregunta… Para empezar he de decir que tengo un núcleo importante de mis amistades que son dibujantes… Lo que pasa es que, lecciones ahora mismo no recuerdo… me imagino que de donde sacas más es cuándo hablas con ellos sobre dibujo, narración o comentas cosas que te han impactado. Las críticas que te hacen hacia tu trabajo son fundamentales. Cada persona tiene su propia visión de las cosas y me imagino que muchas veces la gente deja residuos en tu cerebro que al final de una forma u otra te influyen.

¿Qué otras personas -no dibujantes- has conocido y te han influido tanto que tengan cierta resonancia en tu labor como dibujante y guionista?
Sobre todo mis amigos y sus influencias…. películas, música y demás…

¿Te gusta colaborar con otros?
Ahora la verdad es que no me apetece mucho. Hace unos cuatro años hicimos “Freda” Kike Benlloch y yo. Fue una buena experiencia, pero ahora prefiero trabajar sólo. Bueno, con Lola Lorente hemos hecho alguna historia corta y es muy fácil trabajar con ella por que tenemos inquietudes y visiones del cómic muy parecidas. A veces pensamos en la posibilidad de hacer algo juntos, pero al final nunca hay tiempo para nada.

¿Quiénes son los dibujantes de tu generación de los que te sientes más cercano?
No pienso en una generación concreta, pero me imagino que con los  colaboradores del Fanzine Enfermo… ya sabes, por edad, forma de pensar, gustos y amiguismo… Además de todo esto son extraordinarios dibujantes… Félix Díaz, Lola Lorente, Brais, Daniel García, Luis demano, Jano, Jorge Parras, Luci Gutiérrez, Pau Masiques, Martín Romero, Miguel Porto, Rubín y etcétera, etcétera. En fin… ¡¡gentuza!!! También me gusta Brieva y la forma de guionizar que tiene Paco Alcázar.

¿Cuál es tu labor en el Fanzine Enfermo??
Además de dibujar en él… ser coeditor junto con Félix Díaz. Cuando me refiero a “coeditar” me refiero a poner dinero, distribuirlo en tiendas y encargarse de cobrar. Félix se encarga además de todo esto de maquetarlo y llevarlo a la fotocopiadora que es un trabajazo. Por ahora todo este pequeño sufrimiento se compensa con la  satisfacción que nos da el fanzine.

¿Cuánto te dejas influenciar por el cine? ¿Y por la literatura?
Bastante. Obviamente son primos hermanos del cómic. He de confesar que leo más bien poco… Veo muchísimo más cine y creo que tiene su influencia.
Admito que ha habido una película que me impactó mucho y creo que ha sido definitiva para mi trabajo: “Gummo” de Harmony Korine. También me encanta el expresionismo y la animación.

En tus historias resulta ser algo muy importante la amistad y la relación de los personajes con su soledad. ¿Te ocurre lo mismo en tu vida o de dónde nace?

Sí, has hecho un correcto análisis… son dos temas que están bastante presentes. Creo que en mayor o menor medida también en la vida de todo el mundo. No sé decirte de dónde nace esto, habría que hacer unas buenas sesiones de psicoanálisis…

¿Quiénes son tus héroes y quienes tus heroínas?
Bueno, puestos a mitificar, mis “héroes” por así decirlo podrían ser personajes de ficción como Jesús de Nazareth, Jimmy Corrigan o Bender.

¿Quienes son tus villanos?
Bette Davis en “¿Qué fue de Baby Jane?”.

¿Cuál es tu género favorito?
Si existiese como género sería la ironía, en cualquiera de sus expresiones.

¿Cuál es tu rotulador favorito?
Mi rotulador favorito sería sin duda el gran Pentel fino. Un rotulador pincel de gran precisión y lo más parecido a un pincel que he conocido y muy adecuado para abocetar. Aunque he de decir que para entintar los cómics sigo utilizando el clásico pincel fino y mojándolo en tinta china.

Elena Cabrera. Publicado en la web de la editorial Astiberri.