Estoy con este idiota (pop y política)

Una parte de un artículo que publiqué en 2006:

El 23 de abril de 2006, Neil Tennat y Chris Lowe acudieron a los estudios de la BBC para grabar la actuación de presentación de su single I’m With Stupid en el veterano programa de televisión Top Of The Pops. Por si acaso no hubiera quedado bien claro en sus declaraciones a los medios, aquel era el momento elegido para mostrar icónicamente que el “yo” del título de la canción va por Tony Blair y “el estúpido” no es otro que George Bush. Acción brava, cuando recordamos que este mensaje va a emitirse desde la televisión pública del país gobernado –“torpemente”, opina Neil Tennant– por el laborista Blair. Aquel día, los bailarines llevaban preparadas tres máscaras del primer ministro británico y tres del presidente americano, pero la BBC fue muy persuasiva al insistir en que, si querían hacer la pantomima, deberían encontrar una ecuanimidad en la representación de las fuerzas políticas.

Los músicos cedieron, pero a día de hoy se burlan con sorna al recordar este y otros incidentes con la cadena de radiotelevisión estatal. El equipo de management y maquillaje del dúo se lo tuvo que ingeniar: en una tienda de artículos de broma pudieron encontrar una que representaba a Putin y otra a Bill Clinton, mientras que para incluir en el reparto a David Cameron y Menzies Campbell –líderes de los partidos Conservador y Liberal Demócrata respectivamente– tuvieron que hacer fotocopias ampliadas de un periódico y pegarlas sobre cartulina. Así son los tentáculos de la pérfida Albión, la little Britain de los cómicos Matt Lucas y David Walliams que protagonizan este primer single de Fundamental.

Tennant votó al escocés Menzies Campbell en las elecciones de mayo de 2005. ¿Por qué lo hizo, cuando ha venido apoyando públicamente, incluso con donaciones, el gobierno de Blair? Hubo un momento en la ordinaria vida de las estrellas del pop británicas –pongamos 1997- en el que decidieron apoyar el Partido Laborista para terminar con 18 años de gobierno conservador. Gracias a ello el vencedor recompensó a aquellos que le habían traído el voto juvenil que necesitaba para apoyar su ‘Nuevo Laborismo’ abriéndoles las puertas de 10, Downing Street y acogiendo como consejeros a Geri Halliwell, George Michael o Noel Gallagher, entre otros muchos. De un jefe de gobierno que escucha Oasis, Coldplay o The Darkness y que cuando estudiaba en Oxford en los setenta era el cantante de un grupo llamado Ugly Rumours se espera mucho. Se espera demasiado. Y Neil Tennant ya no juega en su equipo, ¿por qué? Básicamente por la política de extrema seguridad ciudadana –léase control- que está imponiendo en el país. “Valoramos nuestra privacidad, ¿quién no?” reflexiona Tennant, “creo que es algo muy importante que está amenazado en el mundo moderno. Sobre ello habla la canción ‘Integral’: ‘If you have done nothing wrong you have nothing to fear’ pero, si estás haciendo algo ‘malo’, ¿por qué deberías sentir miedo? Para mí esto está totalmente equivocado, lo que quieren es que te sientas culpable. Y cuanto más culpable, más controlado. Eso es lo que nos hace el sistema”.

¿Compartes?