Galaxias robadas: Eurotrash

Galaxias Robadas

Encabalgados en el cambio de siglo, existió el colectivo The Cry Project, formado por Jordi Salvat, Mària Suàrez, Mary C. Sánchez y Juan Antonio Gallego. De ellos, yo conocía a los dos primeros, a Jordi y a Mària, dos periodistas catalanes que se habían venido a vivir a Madrid y por los que yo sentía cierta admiración. Jordi era redactor jefe de Vanidad (hoy trabaja en TV3), revista para la que yo escribía y, por pura casualidad me reencontré, al menos en la distancia, virtualmente con Mària cuando entré a trabajar como redactora en Madrid (brevemente) en la revista de diseño Experimenta, cuya delegación en Barcelona ella dirigía.

The Cry Project era un grupo de periodistas y diseñadores, dirigido por Jordi, que creaban obras colectivas conceptuales. Galaxias robadas (2001) y Ciudad compacta (2004) fueron las dos en las que yo participé. En su texto de presentación se decía que este creía en «la transgresión, el libertinaje, la evolución constante, el valor de la estética, la creatividad y la promiscuidad cultural».

Galaxias robadas se había planificado a medio camino entre la creación artística/literaria y el periodismo. Tenía un subtítulo, «Los insolentes del pasado soñaron el futuro con trajes galácticos», que define la temática común del libro: una panorámica sobre cómo imaginaban el futuro del siglo XXI los visionarios de las diferentes décadas del siglo XX. Un libro milenarista surgido del impacto -vivido con desilusión o expectación, pero sobre todo lo primero- en el que todos estábamos sumidos en el año 2001. Además de los trabajos narrativos de los diez periodistas (por nombrar alguno, además de los miembros del colectivo, estaban Rafa Rodríguez y Sara Sáez (los 40), Elsa Fernández-Santos (los 60) o Jesús Llorente (los 70), había también otros diez creadores gráficos (Ramiro e (los 00), Jordi Labanda (los 60) o Araceli Segura y Salvador Alimbau (los 80)).

Aldo Linares y yo escribimos mano a mano el capítulo de los 90, que fue ilustrado por Carles Congost. «Y entonces, como traicionado por la propia velocidad del tiempo, el hombre descubre que está viviendo a las puertas del siglo XXI y en lugar de verlo todo mucho más claro y cercano, el mañana se le hace su cabe más confuso. Es lo que les ocurre a Elena Cabrera y Aldo Linares en su texto a dos bandas», escribieron sobre lo nuestro en el prólogo.

El libro fue publicado por Numa, una editorial valenciana desaparecida y de vida breve. Por ello, he escaneado el texto, titulado Eurotrash, que aquí os dejo, así como el que escribí para Ciudad compacta (en otro post).

Galaxias Robadas - Eurotrash - Aldo Linares y Elena Cabrera

Descargar PDF.

¿Compartes?