La brujería pervive en el rock

Kaelan Mikla - foto Indypendientes 3

Los espectadores de la cadena pública alemana debieron quedarse en shock. Es cierto que se habían ido acostumbrando a la progresiva aparición de melenudos en el programa musical Beat-Club, que poco a poco iban desplazando a los chicos formales del pop de los sesenta y que aquello que llamaban beat empezaba a ser irreconocible. Pero lo que pasó aquella tarde en el programa desafiaba la tolerancia de la gente de bien.

Era el año 1970 y la cadena ARD accedió a grabar un concierto completo del grupo de Leicester Black Widow, al cual la BBC ya le había vetado la radiodifusión de su canción ‘Come to the Sabbat’ por inapropiada. “¡Ven al Sabbat! ¡Satanás está aquí!”, decía la letra, que invocaba al demonio Astaroth, el gran duque del infierno.

La televisión pública alemana no compartió el mismo parecer que su homóloga británica y emitió ‘Sacrifice’, un espectáculo de 55 minutos que los Black Widow representaron por Europa durante tres años. En él, una mujer endiablada por Astaroth baila salvajemente alrededor de Kip Trevor, el cantante. Este, que al principio del concierto practica un ritual wicca con una espada, lucha contra la mujer para introducirla en un círculo mágico que hay dibujado en el suelo y así liberarla de Astaroth. No lo consigue, por lo que decide sacrificar a la mujer para destruir al demonio, cosa que sucede al final del concierto.

O sucede, al menos en apariencia.

Después de una serie de sacudidas, embriagada por el intenso rock progresivo que se está interpretando a su alrededor, la mujer, una joven de pelo rubio y largo, envuelta en un vestido blanco, se rinde. Kip Trevor la agarra pordetrás y le retira el vestido. Completamente desnuda, se deja caer hacia atrás y es colocada con suavidad sobre el suelo. Trevor le coloca encima la espada y ahí la deja hasta que, en los últimos minutos del show, simula atravesar a la mujer con varias cuchilladas.

…Sigue leyendo en Tribus Ocultas de lasexta.com


En la imagen, el grupo islandés Kaelan Mikla actuando en Madrid. Foto / Indypendientes.

¿Compartes?