La construcción de un artículo

Comienzo a explicar la construcción de un artículo que estoy escribiendo estos días. ¿Por qué? Lo cuento aquí.

1. PREVISIONES

El 24 de octubre le dije a Fernando de Luis Orueta, coordinador de cultura de lainformacion.com que, entre otras sugerencias, me interesaba escribir un artículo sobre la música en Irán.

2. EL TEMA

En mi previsión había enfocado el tema de esta manera: “La música en Irán. Qué se puede escuchar y qué no. Cómo intenta burlar la censura la escena underground”. Unas semanas antes había visto la película Nadie sabe nada de gatos persas, de Bahman Ghobadi. La película se estrenó en 2009 por lo que no me servía como percha. En realidad, no tenía ninguna percha, lo cual es siempre un inconveniente para venderle a tu jefe un artículo. A pesar de ello, me parecía un tema interesante del que se había escrito muy poco. En los últimos días Irán está en las noticias por sus presuntos armamentos nucleares o los conflictos políticos con Estados Unidos. Las bravuconadas de Ahmadineyad (como cerrar un diario por haber criticado a un asesor del presidente) aparecen todos los días. Pensé que era importante recordar qué pasa con la cultura (en concreto la música, que es de lo que yo escribo en lainformacion.com) y lanzar un avión no tripulado a Teherán.

3. LA DOCUMENTACIÓN

Zirzamin.se es un magazine online sobre música alternativa iraní. Además actúan como sello y han compilado el útil recopilatorio Make yourself heard, el cual me sirve para descubrir algunas bandas. La base de esta web está en Bellevue (Washington, EEUU) por lo que intento contactar con sus responsables enviándoles un email el 7 de diciembre. Me parece una buena historia saber quién la lleva y cómo se proveen de música iraní. A 18 de diciembre sigo sin respuesta.

Foto: Paul Farrell. Publicada en Flickr.

TehranAvenue fue una web importante que ahora mismo está inactiva, aunque se espera su regreso. Dirigida por artistas de vanguardia y críticos, como colectivo dinamizó la música en Teherán. En la web hay un aviso que dice “TA will rise from its own ashes in a new dress in the New Year”. Pero yo no tengo claro si se refieren al próximo año nuevo o es un anuncio que se ha quedado viejo. Les mando un email de contacto el 13 de diciembre, me contestan el mismo día. El 14 les envío un cuestionario.

Paul Farrell es un periodista freelance australiano que vive en Londres (acaba de volver a Sídney para trabajar en un nuevo periódico, The Global Mail, que se lanzará en 2012) y y ha escrito el reportaje que a mí me gustaría hacer. Farrell publica en medios como PBS Frontline (Rebel Rock: From Teheran to the world, una adaptación para este medio de su reportaje), para New Matilda (esta es una exclusiva sobre el contrato del gobierno australiano con la multinacional británica Serco para los centros de detención de inmigrantes o de nuevo el mismo reportaje, esta vez con el título Dissent on the record). Pero él lo hizo viajando a Teherán, a Estambul y a Nueva York. Yo tengo que hacerlo desde Madrid. Me encanta como está escrito y el aporte del audio y las imágenes pero me deprime pensar que, al final, lo mío será un refrito de lo suyo si no logro algún contacto interesante.

4. EL ENFOQUE

Me doy cuenta, hoy día 13, de que el tema del artículo no es la música underground en Irán, sino qué es la música underground en Irán y cómo se está contando. Cómo nos enteramos de ella. Quiénes son los comunicadores. Cómo necesitan estar fuera para contar lo que pasa dentro. Un músico iraní [ahora no recuerdo quién, no lo encuentro en mis notas] el periodista Paul Farrell dijo que la música de Teherán no es la música que se hace en Teherán, sino que el underground iraní está en todas partes. Como tantos se ven forzados a huir del país, la música iraní se hace también en Brooklyn, por ejemplo.

5. LAS ENTREVISTAS

Recibí respuesta de TehranAvenue. Sohrab se puso en contacto conmigo y accedió a contestarme mis preguntas: When you say in your pop-up advice that you will rise in the New Year, if you mean next month, because I can’t find any year and I don’t know if this note is old or it’s from the current year. // Why you did a break and how is going to be the new TehranAvenue // Are you based in Tehran? // What kind of stories do you focus on? // Could you write anything you want? // I read in TA a critical article about Ghobadi persian cats movie. What do you think about it and how do you considere the Western renown? // Is still possible to watch any live act of underground bands nowadays?

A raíz de sus respuestas le pedí si podía encaminarme hacia algún conocido suyo experto en música underground iraní. Además de darme un nombre –Nassir Mashkouri, periodista freelance, crítico musical y experto en hiphop- me recomienda que escuche lo que publica el sello Hermes. El de Mashkouri es un buen contacto porque ha publicado en es ex redactor jefe de Zirzamin, según veo. Y de Zirzamin no he recibido respuesta. Pero Mashkouri está expatriado, lo cual es bueno para localizarle y para que opine libremente pero malo para mis intenciones, que son las de procurar que mis contactos vivan en Irán.
Estamos a 18 de diciembre y Nassir me ha contestado, dispuesto a que le pregunte todo lo que quiera. Este estupendo artículo suyo, que ya cuenta muchas de las cosas que yo podría contar, está muy desfasado, dice él. Le pillo escribiendo un artículo en inglés sobre la escena hip hop iraní, que va a publicar pronto. Ya le he enviado una batería de preguntas. En la primera de ellas le pido que me explique porqué está desfasado el artículo. Igual he metido la pata porque ¡una pregunta tan general como esa casi le obligaría a escribirme otro artículo completo en su respuesta! Veamos cuándo tarda en contestarme. Me gustaría terminar este artículo antes de Navidad. A día de Nochebuena ya os puedo decir que esto no va a ser posible. Nassir me contestó a tiempo, el 20 de diciembre, pero yo no he conseguido sacar horas de trabajo. Sus respuestas son muy interesantes. Nassir me cuenta que la única actitud política del underground iraní está en el hiphop. Él está especializado en hiphop. Y, además, me expande la red del reportaje recomendándome a dos chicas raperas, expatriadas y combativas que cree que me van a gustar. Una de ellas es la que aparece en el reportaje de Paul Farrell. Nassie acaba su email contándome que aunque salió de Irán en 1983 ha realizado viajes varias veces allí pero ya no lo hace porque, debido a los artículos que ha publicado, sería peligroso para él dejarse ver por Teherán.

Paul Farrell me ha contestado y me ha invitado a que le haga las preguntas que quiera. Lo he hecho pero aún no tengo respuesta. Acaba de mudarse de un continente a otro y está algo ocupado, como es natural. Me contesta el 23 de diciembre a mis preguntas sobre cómo elaboró el reportaje y también sobre un tema interesante, del que me da muy buenas declaraciones para entresacar, el porqué de la polémica con la película de Ghobadi. Además, me da algunos buenos consejos que siguen expandiendo la red de este reportaje: que chequee el trabajo de Laudan Nooshin de la City University de Londres, pues ha escrito mucho del underground iraní desde un punto de vista académico; también me dice que a pesar de que ya se han escrito algunos reportajes como el mío, hay algo que no está cubierto ni documentado, y es la música en Irán 50 años atrás y los músicos underground de jazz y folk. Se sale de mi preferencia musical pero no por eso muy a dejar de hacerle caso.

De todos los grupos que estoy descubriendo tengo dos favoritos: uno es The Yellow Dogs, el grupo post punk al que entrevistó Paul Farrell en su reportaje. El otro es The Casualty Process, un grupo muy Autoreverse, cercano a Lost Balance. También les he enviado una petición de entrevista. Os dejo con esta versión que hacen de los Pixies:

Y un reportaje en 2009 de la CNN en Tehran donde aparece Yellow Dogs en su local de ensayo y con una entrevista a la madre de ello de ellos:

6. EL FORMATO
Después de los contactos con las raperas que me ha dado Nassir veo bastante claro que este artículo no va a ser una única pieza y chimpún. Lo mejor es que haga el primero con lo que tengo ya y siga sacando más. Las raperas quedarían casi como una anécdota diluida en un artículo demasiado grande y en cambio huelo que merecen mucho más.

En resumen, que tengo entrevistas con un periodista australiano, el editor de una web iraní que vive en Teherán, un crítico musical iraní que vive en Suecia y un grupo iraní que vive en Brooklyn. Y me pongo a escribir, recordando que no hay mariquitiquis en Irán, aunque si quieres te lo miro.

SIGUE LEYENDO MÁS SOBRE ESTE ARTÍCULO.