La otra boca del infierno

A Boca Do Inferno

La otra boca del infierno, que no es la tuya, se encuentra en Portugal.

La puta sagrada, la novia del Caos, la gran madre de todas las abominaciones, la hembra que cabalga la bestia, la Mujer Escarlata, tiene en parte la culpa. Para Aleister Crowley, sus mujeres amadas son Scarlett Women. Para el caso que nos ocupa, la mujer que nos interesa es Hanni Larissa Jaeger.

En 1930, Crowley viajó a Portugal, tras una paradiña en Vigo debido a la niebla, para conocer a Fernando Pessoa. La astrología les había unido. Durante aquellos días de septiembre, Crowley estuvo rodeado por un extraño ir y venir que tenía un tanto mareado a Pessoa.  La primera en desaparecer fue la compañera del ocultista, la joven de 19 años Hanni Jaeger, quien dejando la típica nota en el hotel de “ahora vuelvo”, en realidad huyó del mago de vuelta a casa, Alemania. Según Crowley, la noche anterior ella había tenido un episodio de histeria, en un sentido mágico, y había escandalizado a los huéspedes del Hotel Miramar de Estoril.

Crowley y Jaeger se habían conocido apenas dos meses antes, en el estudio de Berlín donde ella tomaba clases de pintura. Arrobada en su influjo, el mago y sus amigos le hicieron una ceremonia de iniciación a la Ordo Templi Orienti y, al terminar, se la folló en el cuarto de al lado. Él vió que, como suponía, había una Bestia en ella, un Monstruo, y le pidió que le acompañara en un viaje por Europa. Es así como acabaron en Portugal semanas después.

Antes de llegar a Estoril pasaron por Lisboa, y es allí donde Pessoa pasó a recibirles al puerto. El mago bromeó agradeciendo la magnífica niebla que le había mandado a Vigo, pero que no hacía falta. Las condiciones habían provocado un día de retraso en el viaje. El poeta invitó a un periodista, un señor bajito y de humor mordaz, también amante del ocultismo, a una cena con sus amigos. Él era Augusto Ferreira Gomes. Entre los tres, urdieron una trama para hacer desaparecer a Crowley si no mágickamente, al menos mágicamente.

Se cree que fue Ferreira Gomes el que dejó una nota de suicidio de Crowley en un paraje de Cascais: la boca del infierno. Luego, los dos portugueses se aseguraron de que la noticia aparecía en los periódicos y que la Policía alertaba de su posible muerte.

La nota decía:

L.G.P.

Ano 14, Sol em Balança

Não posso viver sem ti. A outra “Boca do Infierno” (sic) apanhar-me-á — não será tão

quente como a tua.

Hisos

Tu LiYu.

Y hoy por hoy sigue allí, transcrita en una lápida desde el mirador de la mismísima Boca do Inferno. Según explicó Pessoa en un artículo: “Ano 14” es 1930 en la cronología especial de Crowley.  “Sol em Balança” es el signo de Libra, en el cual el Sol entró a las 18:36 minutos del día 23 de septiembre y siguió ahí hasta el 22 de octubre.”L.G.P.” piensa que fueran las iniciales del nombre místico de Hanni Jaeger. “Hisos” cree que es una palabra mágica solo entendida por Jaeger y Crowley. “Tu Li Yu” es el nombre de un sabio chino del que el mago decía ser su reencarnación tres mil años después.

La boca del infierno, llamada así, cómo no, por Aleister Crowley #aleistercrowley #labocadelinfierno #acantilado #cascais

Una publicación compartida de Alberto Monreal (@lord_monreal) el

El mayor placer del cicerone es saber asombrar y a la vez seducir al visitante con el descubrimiento de un lugar que el extranjero sienta como propio. Por eso Pessoa llevó a Crowley a conocer la Boca do Inferno en la cercana Cascais: unos riscos afilados, acuchillados desde el cielo en el que el mar escarba unas cuevas oscuras solo alcanzables por las olas que baten en su interior. Un abismo.

 

Por supuesto, el Maestro quedó impresionado. Por eso aquel fue el lugar elegido para fingir un suicidio, probablemente por motivos financieros.

Entre los andanzas de la bestia y su galopante Babalon sucedió una partida de ajedrez en la Quinta da Regaleira, en Sintra. Problemente, el segundo lugar más thelemático de Portugal.

 

Aleister Crowley reapareció tres semanas después, vivo, aparentemente, en la inauguración de una exposición propia en Berlín. Hanni, probablemente, siguió con su vida. Otra mujer devino Escarlata. Todas las hembras vemos la boca del infierno en nuestros orgasmos. Love is the law, as you probably know.

 

A Boca do Inferno