La revolución que va a transformar los colegios no tiene un nombre raro

Bilbioteca Congreso de Chile

“Un colegio no es una isla en medio de un pueblo”. Esto tan bonito lo dice María José, maestra de escuela en Villanueva del Río y Minas, un pueblo sevillano de la Vega Alta del Guadalquivir que no llega a los cinco mil habitantes.

“En este colegio, el único del municipio, están todos los niños del pueblo. Por lo tanto, nosotros tenemos que conseguir que nuestro pueblo vaya a mejor. ¿Cómo va nuestro pueblo a mejor? Mejorando también la educación de los alumnos”.

María José se lo contaba así de claro a los investigadores que fueron a entrevistarla para un informe de la Junta de Andalucía. La Consejería de Educación quería evaluar en 2015 qué transformaciones se estaban produciendo en una pequeña red de colegios que estaban implementando algo que no podemos llamar nuevo, ni revolucionario ni tecnológico ni digital ni informático ni nada despampanante.

También le preguntaron a un alumno del colegio San José de Granada. Decía: “eres consciente de las cosas que antes crees que no eras capaz de hacer, y te das cuenta de que tienes más conocimiento de lo que crees”. Y no, no es un programa para niños y niñas con altas capacidades. Es algo mucho más sencillo: se llama Comunidad de Aprendizaje y consiste en interaccionar más y abrir la participación en la educación a las familias y el voluntariado. Se trata un modelo que ha llegado para transformar la educación en España pero poco a poco y desde abajo.

“No conozco otra experiencia escolar capaz de engendrar tanta ilusión y cambio al servicio de la mejora de la educación de todos los niños y niñas”, dice Alejandro Martínez, profesor en el centro universitario La Salle y coordinador de la Sub-Red Universitaria de Comunidades de Aprendizaje de Madrid.

…Sigue leyendo en Lasexta.com (Tribus Ocultas).


Foto: Biblioteca del Congreso de Chile. CC BY-SA

¿Compartes?