Llueve

Me hace ilusión esto del diario público; no sé si alguien lo leerá y, habiendo alguno que sí, dudo que disponga del suficiente interés como para leer algunas líneas. Pero con sinceridad: no me importa; lo hago sobre todo por mí, que lo necesito. Llego a Coruña y descubro con horror dos cosas: una, me he dejado el cable de telféono en Madrid (tampoco es para tanto) y la otra, no tengo el software para descargar las fotos de la nueva cámara digital en mi ibook. Tendré que mirar si lo puedo descargar de la web y, en caso contrario, tendré que pedirle ayuda de urgencia a Croma, para que me mande algo. La Coruña está hermosa y gris azulada, como siempre. He llegado hoy (domingo) en el Lionrock de Juanjo el Rápido, acompañados de Nacho Casanova (él y Juanjo son los directores de la revista Tos), Cri y Márian. Hasta hoy no nos hemos enterado de qué exposiciones se han preparado para el Viñetas desde O Atlántico, y esto gracias a una Voz de Galicia de hace dos días. Varias informaciones en el periódico contradicen nnuestras noticias del cambio en la dirección del salón; pensábamos que el nuevo director era Carlos Portela, pero según parece sigue siendo Miguelanxo Prado.
Mañana por la mañana se montan los stands, que permanecerán abiertos durante una semana. Juanjo y Nacho llevarán la caseta doble de Sins entido y pondrán a la venta (en exclusiva) el segundo número de Tos.
Adoro de La Coruña este silencio, sobre el que únicamente destacan las gaviotas; mi casa huele a humedad, sal y frescor. Espero algún día, pronto, podré venir a vivir aquí un invierno.

¿Compartes?