Lo rápido que se me pega la tontería