Mujeres que se cuidan

La verdadera Ciudad de las Mujeres no se parece a la fantasía de Fellini. No he estado allí, pero hoy he escuchado a su fundadora, Patricia Guerrero, hablar de ella.

No era la primera vez, en esta entrevista de Lula Gómez supe por primera vez de La Ciudad de las Mujeres.

Durante la conversación de hoy, también estaba presente Lula, quién un rato después se marcharía a la proyección de su documental “Mujeres al frente, la ley de las más nobles” en Casa América. Su película nos habla de la Ciudad de las Mujeres a través de varias entrevistas a mujeres colombianas, víctimas del desplazamiento forzado, que luchan por superar el conflicto con verdadera reparación. Patricia vería la película, por primera vez, durante el pase.

Lula ha escrito también un libro sobre esta historia porque, según dijo en Casa América, los medios no le compraban sus reportajes sobre estas mujeres.

“La Ciudad de las Mujeres es la cosa más bella que existe”, explicaba Patricia en el artículo que publicamos en Desigualdad Univision Noticias. “A mí me ha reconciliado con mi vida, con mi ser. Somos un pequeño barrio de 98 casas. Allí viven hoy alrededor de 500 mujeres, sus niños y niñas y algunos hombres. Tenemos una escuela, un centro comunitario y seguimos luchando por los servicios públicos. Es un proceso permanente de lo que quieren las mujeres en este país y de que sí se puede salir del conflicto, resistir, exigir, tener una nueva visión, mantener una resiliencia revolucionaria y constructiva hacia el futuro”.

No es fácil, nos contaba hoy. Las mujeres siguen sometidas a violencia patriarcal; la Ciudad vive asediada por promotores inmobiliarios que cercan sus terrenos; las familias crecen pero la tierra y los recursos no lo hacen.

En la web de la organización que dirige Patricia Guerrero, Liga de Mujeres Desplazadas, se puede leer esta cita de Mary Wollstonecraft, madre de Mary Shelley: “Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”.