Nessie, una modelo monstruosa durante 75 años

Las profundidades del Lago Ness esconden un misterio cautivador que no ha dejado de ser investigado desde que se tomó la primera fotografía de una supuesta criatura marina en 1933

En las Tierras Altas de Escocia, un oscuro lago se extiende a lo largo de 37 kilómetros y, lo que es más importante y sospechoso, sus aguas ocupan 225 metros de profundidad, y ahí es donde se esconde el misterio.

El primer observador de la evidencia de una extraña criatura emergiendo a la superficie del Lago Ness fue D Mackenzie y el avistamiento tuvo lugar a las doce de la mañana de un día de octubre del lejano año de 1871. Algo que se movía lentamente y parecía un leño empezó a revolverse rápidamente y tomó la apariencia de un bote vuelto del revés.

Desde aquellos tiempos, los habitantes cercanos a la orilla contaban a sus niños terroríficas historias sobre monstruos en el lago para evitar que el miedo les impidiera poner su vida en riesgo al acercarse a sus aguas. La leyenda relataba que el monstruo marino se arrastraba hasta la orilla del lago, donde convertía su espantoso cuerpo en hermoso corcel. De esta manera, le era más fácil convencer a los cansados viajeros que por allí caminaran para que montaran a su grupa y, en lugar de dirigirles a su destino, galopaba con celeridad hacia las aguas del pantano, donde hundía, apresaba y devoraba a su víctima incauta.

Durante siglos, los valientes no han dejado de buscar esta gigantesca criatura, apodada Nessie, tanto ojeando la superficie, navegando por sus aguas y buceando en sus profundidades. La búsqueda se ha realizado incluso con lecturas de sónar, localizando algunos elementos inexplicables.

La búsqueda no se ha abandonado. En 2007, Gordon Holmes, un científico aficionado de Yorkshire asegura haber grabado imágenes del animal. CNN y BBC emitieron este vídeo, aunque la cadena británica tituló su información: «¿Es Nessie… o simplemente una nutria?». «Mi cámara graba en blanco y negro, así que me costó un rato encontrarlo de nuevo en el agua, pero tengo una grabación de dos minutos y medio que he mostrado a los expertos y ellos creen que es una criatura viva», aseguró Holmes, seguro de que no se trataba de «una ola», porque se movía en la dirección opuesta a la corriente.

El científico calculó que Nessie mide unos 15 metros, es de color negro y se mueve rápidamente en el agua.

El cambio climático mató a Nessie

El diario británico The Guardian recuerda estos días los 75 años de búsqueda intensiva del Monstruo del Lago Ness, ya que se cumplen tres cuartos de siglo desde la primera fotografía, tomada el 12 de noviembre de 1933. Fue primera plana del periódico Scottish Daily Record.

La fotografía más famosa del cuello y la cabeza de Nessie asomando del agua se tomó en 1934 por Chris Spurling pero, desgraciadamente, el autor admitió en su lecho de muerte que era falsa.

Desde entonces, legendarios buscadores de Nessie han invertido gran parte de su vida y ahorros en encontrar a la criatura. Como Robert Rines, quien decidió abandonar la búsqueda en febrero tras 37 años de rastreos. Este veterano de la Segunda Guerra Mundial de 85 años, comenzó la búsqueda de Nessie en 1971. Un año después, atisbó una joroba de 7.6 metros con la textura de una piel de elefante. Rines se obsesionó por conseguir más encuentros con el esquivo animal y fue invirtiendo en equipo tecnológico que le facilitara el contacto. Cuando la pantalla de su sónar dejó de devolverle rastro alguno, concluyó que Nessie había fallecido debido al calentamiento global.

CC. Elena Cabrera. Publicado en ADN.es

¿Compartes?