Periodismo de ficción

A propósito de la muerte del periodista y productor televisivo David Frost, he querido hacer la lista de mis 5 series y películas favoritas de periodistas porque, por frívolo que suene, personajes de ficción como Lynda Day y Lois Lane me empujaron de niña a desear no ser ninguna otra cosa de mayor que reporteras como ellas.

1. The Newsroom
Cuando leí que Aaron Sorkin, el creador de El ala oeste de la Casa Blanca estaba preparando un West Wing de periodistas sentí las mariposas aletear en mi barriga. Me encanta Sorkin, maestro de los diálogos brillantes en los que todos los personajes parecen inteligentísimos, que es capaz de hacer una ficción muy pegada a la realidad. Aunque los dramas de Sorkin idealizan los ambientes en los que se sustentan sus tramas, suele plantear interrogantes críticos sobre la manera en la que se desarrolla la política de Estados Unidos. Y, en The Newsroom, la política y los medios. hace siete años Sorkin ya lo había intentado con una serie sobre el mundo de la televisión, Studio 60 on the Sunset Strip (que no he visto), pero fue cancelada tras la primera temporada.

Los personajes femeninos no son antagonistas ni subordinados ni cómplices para los conflictos sentimentales de los masculinos. Aún siendo el protagonista principal un hombre (Will McAvoy) -porque es raro que las series dejen en manos de mujeres sus caracteres principales-, la construcción del personaje de la productora, MacKenzie McHale, es excelente. Me gustan todas: Emily Mortimer haciendo de MacKenzie McHale, Olivia Munn como Sloan Sabbith (muchísimo), Alison Pill como Margaret Jordan e incluso el más breve pero impresionante papel de Jane Fonda como Leona Lansing, la dueña (¡dueña!) de la cadena de televisión.

2. La pandilla plumilla
Debido al repelente título en castellano de Press Gang, a menudo me daba vergüenza admitir que adoraba esta serie británica con todas las yemas de mis dedos. Estaba segura de que me parecía a Lynda Day y que pronto llegaría a mi instituto un periodista de Fleet Street (o de El País) y me propondía dirigir el periódico escolar. Como eso no sucedía, monté un fanzine con ínfulas y me hice tarjetas de directora. Volviendo a la serie, había algo en la televisión de la BBC que resultaba (y aún hoy) real, como si fueran documentales y no ficciones. Quizás porque en ellas llovía y la gente hablaba mucho. Lynda Day (Julia Sawalha) tenía mucho genio, era muy seria y muy inteligente, se tomaba el Junior Gazzette no como un periódico escolar sino como un periódico local, lo que le procuraba roces con su plantilla, que tambén eran sus compañeros de clase. Yo la entendía perfectamente, y secretamente también estaba enamorada de Spike (Dexter Fletcher). Lo reconoce The Guardian, «la serie que hizo despegar las carreras de un millón de periodistas treintañeros».

3. Frost/Nixon
Teniendo en cuenta la percha de este post, no puedo eludir la responsabilidad (y no tanto la necesidad) de incluir en el top la película que cuenta cómo sucedió la famosísima entrevista de David Frost a Richard Nixon y que contribuyó al hundimiento de este. Estos días se está recordando a Frost por esas cuatro entrevistas, cuando en verdad supuso algo anecdótico en su vida que, en cambio, le sirvió como punto de inflexión para su carrera, centrada posteriormente en la creación y explotación de formatos televisivos. Esta mediodía he escuchado a Juan Cruz en Hora 14 (sí, ahora TAMBIÉN Juan Cruz en Hora 14) dedicando su pieza a Frost como «gran repreguntador» y denunciando la complacencia de los periodistas españoles que no repreguntan, que se enfrentan a teles de plasma y que cubren declaraciones institucionales sin posibilidad de preguntar. Quitando su combate dialéctico contra Nixon, no estoy segura de que Frost sea «el gran repreguntador», pero sí pienso en periodistas británicos como Paxman, presentador de Newsnight en la BBC2, capaz de preguntar lo mismo hasta 12 veces al no recibir respuesta, como se ve en este divertido best of en YouTube. Me pregunto, por cierto, si Sorkin se acordó de Jeremy Paxman al crear a Will McAvoy cuyo telediario se llama, por cierto, News Night.

4. Murphy Brown
Supongo que este puesto lo ocuparía Lou Grant y no Murphy Brown si no hubiese entrado de nuevo en juego la identificación. Yo era más pequeña con Lou Grant, tenía ese ambiente setentero de pana y colillas que, a finales de los 80, me parecía cansinamente rancio. Murphy no sólo era una mujer sino que además era divertida, cuarentona, exalcohólica y madre soltera en la cuarta temporada. Me hace ilusión que mi amigo Mario, de vez en cuando, aún me llama Murphy Brown. En la serie hay un personaje femenino llamado Corky (Faith Ford) que es la tía buena y tonta, una ex Miss America, antagonista de Murphy Brown (Candice Bergen). Brown es un personaje fuerte que se viste con pantalones mientras que Corky es una tontita con minifalda, lo que refuerza aquel mensaje tan propio de los 80 de que, si quieres liderar y desmostrar tu inteligencia has de ser un poco masculina. Sloan Sabbith no habría encajado en aquella serie ni en aquellos años.

5. Luna nueva y Primera plana
Junto las dos películas en un sólo punto puesto que Primera plana (1974) de Billy Wilder es remake de Luna nueva (His Girl Friday) de 1940 y dirigida por Howard Hughes o quizá de su versión anterior Un gran reportaje (por Lewis Milestone en 1931) o de la obra de teatro original. De Interferencias (1988) con Turner, Reynolds y Reeve, considerado tercer remake, podemos olvidarnos. En esta comedia el periodismo tampoco es tan importante, pero se necesitaba una profesión que encajara bien tanto en un hombre como en una mujer, pues juguetea con la pregunta de qué es más importante, el periodismo o el amor. Tiene gracia que Wilder cambiara a la mujer por otro hombre así que de Cary Grant y Rosalind Russell pasamos a Jack Lemmon y Walter Matthau, para que estorbe menos el rollo sentimental y se refuerce más el pique entre colegas hombres o, la cara b de este asunto: el reporterismo es cosa de hombres y si te casas tu mujer te va a alejar de nuestras borracheras, ruedas de prensa y máquinas de escribir. Siendo mejor película Primera plana, entenderéis que me encariñe más con Luna nueva. Hildy Johnson es la mejor reportera de un periódico pero, a pesar de eso, quiere colgar el bloc, casarse y dedicarse a sus labores. El director, que además es su ex marido, impedirá que esto suceda y además la reconquistará. Claro que sí.

Si me esforzara por hacer una lista más larga para lo cual no tengo tiempo porque, en fin, se supone que soy periodista y tengo artículos que escribir, incluiría clásicos que vi con admiración y devoción antes de entrar a la Facultad de Periodismo como Todos los hombres del presidente, Ciudadano Kane, Network, El año que vivimos peligrosamente o después y ya más distendida, Miedo y asco en Las Vegas y Casi famosos.

¿Compartes?