• Artículos
  • Diario del coronavirus (57): No hay que hacer caso a las mareas negras

    He recibido muchos mensajes animando a que no decaigan los aplausos. El día en el que más desvaídos los sentí fue el que más fuerte se atizaron las cacerolas. Desde la primera convocatoria del cacerolismo, nos dimos cuenta de que los vecinos salían a golpear menaje por el otro lado al que dan las casas: una calle estrecha y sin balcones por la que pasan coches: la ideología reordena el territorio urbano y su arquitectónica

  • Artículos
  • Diario del coronavirus (52): Bronca policial

    En el parque, los niños juegan en pandilla, la mayoría con mascarillas. Parecía un día normal de un año normal. Los que estaban estresados eran los adultos Tan solo diez minutos antes, K. nos preguntaba si nos había regañado alguna vez la policía, si nos habían pedido explicaciones sobre qué hacíamos en la calle o […]