Una radio hecha desde dentro de los CIE daneses: «Cuando vives en un centro de deportación, tu voz no se escucha»

Cuando le preguntaron a Hans Wolff por lo que había visto en los centros de internamiento para extranjeros de Dinamarca, admitió estar en shock: “en un país altamente desarrollado como Dinamarca, donde usted, con razón, está orgulloso de los altos estándares de derechos humanos, es impactante encontrar condiciones tan terribles, y uno podría cuestionar la capacidad pero también la voluntad de Dinamarca para hacerlo tan mal”, explicó en una entrevista con la televisión pública danesa. Wolff dirigió el grupo del Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo Europeo que visitó los campos de Ellebæk y Nykøbing Falster el pasado mes de abril, cuyo informe se hecho público en enero y su impacto se está empezando a ver ahora.

El Comité encontró “inaceptables condiciones de vida” en estos dos lugares que son “como prisiones” y donde se les aplica “normas carcelarias” a los inmigrantes allí detenidos. A las mujeres en Ellebæk les permiten solo 30 minutos al día para estar al aire libre. No tienen actividades, ni les dejan usar su propio móvil ni acceder a internet. Si algún detenido rompe esta norma y es encontrado con un teléfono móvil, es castigado con quince días de aislamiento. La interpretación de lenguas en las visitas médicas la hacen compañeros detenidos o empleados del centro y no traductores profesionales. Otras irregularidades como la saturación de plazas y las deficiencias en la asistencia legal y sanitaria siguen a lo largo del informe [PDF]. El Comité le ha dado al Gobierno danés tres meses para cerrar estas instalaciones. Para Wolff, Ellebæk es uno de los peores centros de detención que ha visto en Europa.

Dinamarca se ha puesto bajo el foco por sus políticas antinmigratorias, las cuales no han mejorado con el giro socialdemócrata de su nuevo Gobierno, ya que la primera ministra pactó la agenda migratoria con el bloque de la derecha. Además de las deplorables condiciones de los campos o denegar el asilo a ciudadanos sirios con la intención de devolverlos a Damasco alegando que ya es un lugar seguro, la estrategia principal del anterior Gobierno conservador y de este, es la de convertir los centros de estancia temporal para peticionarios de asilo en centros de deportación. Lo que está sucediendo en esos lugares es cada día más opaco y por eso es desde allí desde donde The Bridge Radio quiere hacer sus reportajes sonoros.

…Sigue leyendo en Desalambre / eldiario.es

¿Compartes?