La SGAE destituye a una de sus vicepresidentas sin contar con la opinión del colegio al que pertenece

La primera medida de la nueva Junta Directiva de la Sgae, presidida por Fermín Cabal tras la moción de censura contra Pilar Jurado, ha sido la destitución de la vicepresidenta Inma Serrano. La sociedad de autores contempla cuatro vicepresidencias, una por colegio, y Serrano representaba al de pequeño derecho, el que agrupa a los músicos.

La decisión se tomó el pasado viernes 17 de abril, en la primera reunión de la Junta. Así como la designación de Pablo Salinas como nuevo vicepresidente por parte del colegio de pequeño derecho y la entrada del miembro de la junta Teo Cardalda en el otro órgano de gobierno de la Sgae, el Consejo de Dirección.

Los miembros de cada colegio son los encargados, mediante unas elecciones parciales, de elegir quién lo preside y, por tanto, a qué personas sitúa en las vicepresidencias y en los asientos correspondientes de la Junta Directiva. La destitución de Inma Serrano ha sido llamativa al romper la autonomía de cada colegio para elegir quién los representa; esta destitución se ha producido con los votos de los miembros de otros colegios de la Junta Directiva. De igual manera, la elección del músico y productor Pedro Salinas se ha realizado con votos de miembros de otros colegios profesionales, en contra de la postura mayoritaria del colegio al que pertenece, el de los músicos. Esta es una circunstancia que ha cogido por sorpresa a los músicos, pues nunca antes había ocurrido. Ya se ha producido el traspaso de responsabilidades de Serrano a Salinas, el cual ha recibido información sobre las inquietudes del colegio, de los socios y de los problemas de atención más inmediata, como son las ayudas económicas a los socios afectados por Covid-19, que todavía están pendientes de ser gestionadas. Salinas ha sustituido a Serrano, también, en el Consejo de Dirección de la Sgae.

Sigue leyendo en eldiario.es

¿Compartes?